Twitter   Facebook     

Tels. 52542196    

Mastopatía Fibroquística

Rosa Jiménez Xolalpa

Carolina Ramírez Hernández

Cinthia Osornio Reveles

 

 

.

.

¿Qué es la mastopatía fibroquística?

La mitad de las mujeres llegan a tener este problema en algún momento de su vida y es más común entre los 20 y 45 años de edad. Se presenta en pocas ocasiones después de la menopausia, a menos que estén tomando estrógenos.

 

La Mastopatia fibroquistica describe la presencia de dolor y protuberancias en las mamas, es el padecimiento benigno más común en la mujer.

 

¿Cuál es la causa?

La causa exacta se desconoce. Se piensa que las hormonas producidas en los ovarios hacen que los senos de una mujer se sientan hinchados, abultados o con dolor antes o durante la menstruación. Algunas mujeres piensan que comer chocolate, beber cafeína o comer alimentos ricos en grasas causan los síntomas, pero no hay ninguna prueba de esto.

 

¿Qué síntomas pueden aparecer?

Se puede llegar a tener dolor o molestia en ambas mamas, que normalmente aparece y desaparece con el periodo. Las mamas se sienten llenas, hinchadas y pesadas como con pequeñas bolitas o protuberancias, el dolor se puede recorrer hasta abajo de los brazos.

 

¿Cómo puede saber que lo padece?

El médico realizará un examen de las mamas. Si su edad es más de 40 años, debe realizarse una mastografía cada año o cada 6 meses, dependiendo el reporte previo.

 

Para menores de 35, se puede usar un ultrasonido mamario para observar con mayor atención el tejido mamario. Si se encontró una protuberancia en el examen mamario o el resultado de una mamografía fue anormal se necesitarán estudios

adicionales o bien, repetir los estudios.

 

¿Existe un riesgo de malignización?

Los quistes que aparecen en estas pacientes son siempre benignos. Cuando son pequeños y no provocan molestias, sólo es necesario controlarlos ya que si se quitan, tienden a multiplicarse. Tener uno o más quistes no aumenta el riesgo de cáncer de mama. Únicamente al ser una mama mucho más densa, se dificulta la exploración clínica y radiológica para el diagnóstico del cáncer.

 

¿Cómo se trata?

Lo principal es aliviar el dolor e intentar reducir los quistes con fármacos hormonales y analgésicos, en ocasiones, se realizan punciones para aspirar el contenido de los quistes y así reducirlos de tamaño.

 

La punción que se realiza en un quiste también sirve para descartar que cualquier bolita, en lugar de ser quística, sea un “Nódulo duro” y en éste caso, sí es de suma importancia descartar alguna lesión precancerosa.

 

Se pueden tomar analgésicos como paracetamol o Ibuprofeno, aplicar calor o hielo en la mama, y en ocasiones usar sostén ajustado o deportivo.